ESTADOS UNIDOS, CHINA Y RUSIA.

Parece ser que el mundo gira entorno a lo que ocurre con estos tres gigantes: Estados Unidos, China y Rusia. Si así lo pensamos muchos por algo será.

Desde hace unos años que tengo especial interés en la geopolítica y lentamente empiezo a comprender, o al menos a tener una perspectiva propia, de cómo funciona el mundo. Desde luego que creo en la masonería y en el Club Bilderberg pero a lo que hoy nos enfrentamos es un juego de tronos en toda regla, que por cierto, donde no hay ni buenos ni malos, sino una lucha por intereses estratégicos y económicos.

Existe una tremenda desinformación. Aunque no debería ser algo nuevo ni sorprender. Las grandes compañías de la información que son financiadas por los gobiernos intentarán que veamos lo que únicamente a ellos les interese. Pero buscando se encuentra.


En 1991 desaparece la Unión Soviética y Estados Unidos se hace con el mundo. ¿Y China? Podríamos decir que ni existía. ¿No os suena la frase «es trabajo de chinos»? Pues eso… Pero qué ocurre cuando sientes que lo tienes todo durante muchos años, que bajas la guardia y te acostumbras a esa situación. Estados Unidos se durmió en los laureles, llegando una nueva China, a partir de los 2000 haciendo poquito ruido pero deseando reinvertarse, relanzar su país, y de paso, hacerse con el mundo de una forma muy diferente a las guerras de sangre. Un imperialismo tecnológico y un revolucionario socialismo moderno estaban por llegar.

Rusia, un poco más de lo mismo. Tras venir de perder la primera guerra de Chechenia, llega un señor carismático -con una altísima popularidad- Vladímir Putin en el año 2000. Un ex militar de la KGB dispuesto a recuperar todas las áreas de influencia perdidas y a proclamar su voz por el mundo. Rusia es 34 veces más grande que España, con una potencia (momento presente) y un potencial (momento futuro) incalculables: minerales estratégicos, materias primas, gas… Y un país con una tradición militar de más de 100 años. Los rusos no olvidan, y mucho menos el general Putin. Todo esto en un mundo globalizado, con Internet e importación-exportación de productos y servicios. Los gobiernos, las empresas, los medios de comunicación usan estos canales para reforzar lo que llamamos «nación».

IMPERIALISMO

En mi opinión, podemos ver varias formas de imperialismo:
– El imperialismo tecnológico de China.
– El imperialismo militar de Rusia.
– El imperialismo económico de Estados Unidos.
– El imperialismo cultural de Europa.

Cada una de estas formas de imperialismo se caracterizan por una cosa en concreto. El imperialismo tecnológico de China es una amenaza para Estados Unidos, ya que se está convirtiendo en una superpotencia tecnológica. El imperialismo militar de Rusia es una amenaza para Europa, ya que está recuperando su poder militar y está dispuesta a usarlo. El imperialismo económico de Estados Unidos es una amenaza para China, ya que está intentando bloquear el comercio con China. Y el imperialismo cultural de Europa es una «amenaza» para todos los países, ya que está tratando de imponer su cultura a todo el mundo. Pero vamos, ésta última…

Para los amantes de los datos:

1. El imperialismo tecnológico de China
China es un país en desarrollo, pero con un gran potencial. La inversión en I+D es muy alta, y el país está dispuesto a invertir aún más. Según datos del Banco Mundial, en 2016 China invirtió el 2,1% de su PIB en I+D, mientras que Estados Unidos invirtió el 2,7% y la Unión Europea el 2,0%. En 2025, se espera que China invierta el 2,5% de su PIB en I+D. China también está invirtiendo en el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para mejorar la eficiencia de su economía y para impulsar el crecimiento. Según el Banco Mundial, en 2016, China invirtió el 8,9% de su PIB en TIC, mientras que Estados Unidos invirtió el 5,6% y la Unión Europea el 5,2%.

2. El imperialismo militar de Rusia
Rusia es un país con una gran tradición militar. Según el Índice de Poder Militar 2017, Rusia ocupa el segundo lugar en el mundo en cuanto a poder militar, superado solo por Estados Unidos. Rusia también está invirtiendo en el desarrollo de las tecnologías militares para mejorar su capacidad de defensa. Según el Banco Mundial, en 2016, Rusia invirtió el 4,4% de su PIB en defensa, mientras que Estados Unidos invirtió el 3,3% y la Unión Europea el 1,2%.

3. El imperialismo económico de Estados Unidos
Estados Unidos es la economía más grande del mundo, con un PIB nominal de 18,57 billones de dólares en 2016. Según el Banco Mundial, en 2016, Estados Unidos invirtió el 2,7% de su PIB en I+D, mientras que China invirtió el 2,1% y la Unión Europea el 2,0%. En cuanto al comercio, Estados Unidos es el país más grande en cuanto a exportaciones, con 1,44 billones de dólares en 2016. Según el Banco Mundial, en 2016, Estados Unidos exportó el 12,9% de su PIB, mientras que China exportó el 9,6% y la Unión Europea el 11,6%.

4. El imperialismo cultural de Europa
Europa es el continente más rico del mundo, con un PIB nominal de 18,57 billones de dólares en 2016. Según el Banco Mundial, en 2016, Europa invirtió el 2,0% de su PIB en I+D, mientras que China invirtió el 2,1% y Estados Unidos el 2,7%. En cuanto al comercio, Europa es el continente más grande en cuanto a exportaciones, con 1,44 billones de dólares en 2016. Según el Banco Mundial, en 2016, Europa exportó el 11,6% de su PIB, mientras que China exportó el 9,6% y Estados Unidos el 12,9%. Europa también es el continente con más turistas, con 783 millones de turistas en 2016. Según el Banco Mundial, en 2016, Europa recibió el 9,3% de todos los turistas internacionales, mientras que Asia recibió el 21,3% y América Latina y el Caribe el 8,7%.

Aquí no existen ni buenos ni malos. Es una juego de tronos de los líderes por el «bienestar» o cumplimiento de objetivos de sus países.

La situación y el contexto histórico siempre es relevante pero siempre intentaré llevarme a mi terreno lo que ocurre en el mundo para así poder comprenderlo mejor. ¿Si tu familia es amenazada qué ocurriría? ¿Si invaden o acorralan tu casa qué ocurriría? ¿Si tu familia no tiene para comer te asociarías con tu mayor enemigo para que facilite comida?

Para mí el fin justifica los medios a veces, por el simple hecho de que todo en esta vida no se puede. Y lo que para unos es blaco para otros negro. Así con todo.

Lo que queda claro en todo este nuevo orden mundial que se está creando es que Europa pinta muy poco. Así que, pónganse los cinturones, ya que ni la amistad ni la unión por el idioma de la señora Merkel y Putin nos salva. Cabe pensar, que aun siendo un contexto macro, dentro de lo micro seguiremos teniendo claras herramientas para encontrar oportunidades. «Tan solo» habrá que buscar y aprender a usarlas.

Deja un comentario

Atrás

© 2022 todos los derechos reservados.